Liz Mundo. Lo que siembras, cosechas.

Liz Mundo

Chief Operating Officer en ScreenIT.

Liz cuenta con 20 años en la industria de TI programando, testeando y siendo el canal de comunicación entre el cliente y equipos multiculturales. Además, forma parte de Technovation México en Querétaro  y le encanta mantenerse aprendiendo constantemente de todo.

Platicamos con ella sobre los retos que ha enfrentado a lo largo de su trayectoria, y además de escuchar anécdotas padrísimas, nos quedamos con varios consejos, y hasta un poco de su valentía para enfrentarse a situaciones desconocidas.  Aquí les dejamos la nota para que conozcan un poco más acerca de ella.

#PowerWoman

TemachTIani: Liz, cuentános ¿cómo fue tu inicio en TI?
Liz: Me voy a remontar a mis traumas de preparatoria ja ja.

En la prepa había elegido el área de Ciencias Sociales, sin embargo, cuando ya iba a entrar a la carrera me di cuenta de que no era lo mío y me decidí por una Ingeniería. Fue un poco complicado al principio, tuve que tomar muchos cursos de regularización para ponerme al corriente en matemáticas, y por otro lado estaba esta onda de ser mujer en TI.

En la carrera éramos un total de 15 alumnos más o menos, pero sólo 2 mujeres; y me tocó encontrarme tanto con compañeros que te apoyaban mucho, como con algunos que incluso te ponían el pie porque consideraban que una ingeniería no era para mujeres, y creían que no podíamos.

Afortunadamente mi compañera y yo terminamos la carrera, y ahí aprendí que se trata de echarle ganas,es cuestión de decisión y de estar consciente de que algunas cosas implican un esfuerzo extra, la inteligencia no está determinada por el género, todos tenemos las mismas oportunidades.

Me hiciste preguntarme… ¿qué habrá sido de aquellos que decían que no podíamos? ja ja.

No tengas miedo

TemachTIani: ¿Se te dificultaban las matemáticas? Cuéntanos porque creo que todos hemos pasado por algún momento en que las odiamos ja ja
Liz: Si caray.

Pero aquí aplica mi consejo de siempre, no tengas miedo.Si necesitas estudiar de más porque no entiendes o porque se te complica, pues ni modo, pero la realidad es que necesitas las matemáticas en la vida, no porque el día de mañana te la vayas a pasar resolviendo ecuaciones, sino porque te ayudan a ser lógico, te enseñan a razonar. Las matemáticas ayudan a que tu cerebro esté capacitado para tomar decisiones, y eso en negocios, en administración, en ingeniería, en donde sea ¡es importantísimo! A nivel personal y a nivel empresa.

En mi caso, me salve un año de estudiarlo en la prepa y cuando me tocó hacerlo, lo sufrí, creo que repetí dos semestres ja ja pero al final aquí estoy, y aprovechando que tocamos el tema, me gustaría decirle a todos los estudiantes que no tengan miedo de reprobar una materia. Te lo digo como mamá; si mi hija viene y me dice que reprobó, no me voy a enojar, porque es reconocer que algo te cuesta trabajo y hasta te puede servir como el jaloncito para echarle ganas.

¡Estudia idiomas!

TemachTIani: ¿Qué siguió después de la universidad?
Liz: Uff, ahorita te cuento de una convocatoria en la que participé, me fui a Japón.

Pero primero quisiera hablar de algo que ha sido fundamental para todo lo que pasó, el inglés, y esto va subrayado con colores neón y en negritas y todo.

Es una realidad que los mejores proyectos, lo mejor pagado, y lo que te garantiza un futuro, es el inglés. Espero esto no se malinterprete, hay muchísimas oportunidades en general, pero a lo que me refiero, es que el panorama es completamente distinto al entrar a una empresa multicultural.

Conoces nuevas formas de trabajo en equipo, te abre la posibilidad de viajar, incluso de irte a vivir si quieres a otro país. La experiencia que te da trabajar en ese tipo de proyectos, y más aún, ¡la satisfacción! es lo mejor.

TemachTIani: Cuéntanos del intercambio a Japón 🤩
Liz: Ahora si.

La verdad es que siempre tuve la cosquillita de salir al extranjero. La curiosidad comenzó cuando un amigo que se había ido a Japón regresó, y yo me acerque a preguntar como le había ido y en donde había solicitado su intercambio. Resultó que había sido a través de CONACYT; que ofrece varios programas de este tipo y una ni está enterada o no se acerca por miedo a los requisitos; pero cuando mi amigo me explicó, empecé a llenar los documentos necesarios para aplicar.

Metí mi solicitud y 3 meses después me avisaron que me iban a dar una beca. Me pidieron estudiar japonés durante 3 meses antes del viaje, iba 8 horas diarias al idioma; fue un curso MUY intensivo, pero una vez concluido me mandaron junto con los otros becarios a Osaka; éramos un grupo de varias especialidades, entre ellas computación.

El programa se llama Jica, y el objetivo que tiene es transmitir el nivel de desarrollo que tiene Japón en cuestiones técnicas, a un país tercermundista. Había médicos, ingenieros que fueron a la parte de industrial, fueron chicos de robótica y nosotros de tecnología. Ahí en Osaka nos tuvieron en un centro Jica, que es un centro de estudio, edificios en los que te alojan y te dan clases de japonés durante 3 meses más, y ahí también empiezas a vivir la cultura.Después de esos 3 meses te mandaban a una ciudad diferente dependiendo de la especialidad, y en esa ciudad nos mandaban a la universidad. para especializarte en algún área. Yo me fui por la de Geographic Information System (GIS) y mi labor fue trabajar con Java y mapas geográficos.

Me asignaron a un profesor de tiempo completo, aunque en realidad allá se acostumbra que los estudiantes estén en un laboratorio con la supervisión de un tutor, pero que prácticamente aprendan por su cuenta. Vas a clases claro, pero son las mínimas, es más autoestudio.

Lo que más me gustó de ese viaje, fue que me quede con el aprendizaje de que las oportunidades se aprovechan al máximo, a veces las dejamos pasar por creer que son muy complicadas, cuando en realidad es cuestión de meterse a investigar. Y afortunadamente el estudio se puede combinar con el paseo.

TemachTIani: ¿Cómo fue tu regreso a México? 
Liz: Al inicio me dedique a programar.

Programé en varios lenguajes y la verdad es que ¡me gustaba mucho! sin embargo, la vida me fue llevando por caminos distintos. Mi carrera se diversificó rápidamente, y pronto pasé de estar en programación a ser líder de grupos, a tratar con clientes, en algún momento de mi carrera profesional también di clases, y más tarde me fui al extranjero a coordinar equipos de trabajo en Estados Unidos, de parte de la empresa en la que estaba en ese momento. Todo porque era muy preguntona ja ja.

Cuando comencé a trabajar ahí, me acercaba a mis compañeros a preguntar mis dudas si no tenía claro un tema. Mis jefes notaron que tenía buena relación con el equipo y me pusieron de coordinadora del mismo. De hecho, que se te facilite la comunicación es una habilidad que las empresas buscan (buscamos)Cuando ya tenía un tiempo coordinando al equipo fue cuando me mandaron a Estados Unidos, lo cual fue todo un reto, porque llegué muy feliz a un equipo conformado por americanos, chinos, hindúes, etc. pero…¡todos hombres! Así que ya te imaginarás, fue un poco intimidante.

Y no era sólo el hecho de que fueran hombres, en ese entonces mi nivel de inglés no era tan bueno (uno jura que domina un idioma, hasta que llega a un país donde lo hablan nativamente, y te das cuenta de que no), a eso súmale el hecho de que ellos te toman como si fueras un gran experto; y si sabes pero ellos asumen que sabes todo, y era muy jóven, algo que para ellos culturalmente también fue un poco difícil de aceptar. Fue un reto enorme llegar y tener que estudiar para tener el nivel de participación que ellos esperaban de mi, pero a pesar de todo eso…me quede 4 años trabajando allá 😁.

Cuando estás en un proyecto, en general el cliente quiere que opines mucho, porque llegas con un punto de vista distinto y experiencia, así que aquí va otro consejo, cuando estés en una situación similar, ¡confia en ti!, confía en que hay una razón por la que llegaste a donde estás en ese momento, y si la gente espera respuestas de ti, entonces dalas. Anímate a participar y no tengas miedo.

Aplica la regla de los 30 minutos, que es algo que también aprendí estando allá. Si tienes que hacer algo y no sabes, después de 30 minutos estás obligado a preguntar si no has encontrado la respuesta. Empecé a aplicar la regla, con miedo claro ja ja pero hasta la fecha lo hago, aprendí que te ayuda para el trabajo en equipo, un trabajo conjunto te ayuda a avanzar más rápido. Me convertí en la voz del cliente para el equipo de México.

Así seguí mi carrera por muchos años hasta que decidí casarme y ser mamá.

TemachTIani: ¿Crees que la onda de la maternidad está peleada con la parte laboral? 
Liz: Nah! Se tiene la creencia de que te dedicas a una cosa u otra, o eres mamá o eres profesionista, y no. 

Mi naturaleza siempre fue rebelde ja ja, pero creo que en general cuando ya tienes experiencia laboral y estas consciente de que hay mil cosas por hacer, lo último que quieres es alejarte de tu mundo.  Yo no tenía ganas de quedarme en casa después de tener a mi hija, así que me decidí por la maestría y al mismo tiempo empecé a dar clases en la carrera de Tecnología.

Con el tiempo decidí regresar a la empresa aunque ya no entré a programar. Y actualmente en la empresa en la que estoy,  ScreenIT, nos dedicamos a buscar proyectos de software, y se contrata a la gente para desarrollarlos, que ha sido otra forma de aplicar mis conocimientos porque me pusieron como líder de reclutamiento de tecnología. Y nuestro reto siempre ha sido que tengamos a más mujeres en proyectos.

Regresando a la parte de la maternidad, aprendí a combinarla con lo laboral. Desde hace 3 años soy parte de Technovation, un movimiento que conocí en una edición de Campus Party. Platique con las fundadoras y cuando me contaron, decidí ser parte como representante en Querétaro. Lo pensé por si algún día mi hija decidía involucrarse en TI, yo lo pudiera guiar…En esta tercera temporada va a participar. ❤

TemachTIani: ¿Que consejo le darías a quienes alguna vez nos hemos sentido intimidadas por ser la única mujer en  un evento de TI por ejemplo?

Liz: Que le saquen ventaja a la situación.

Les recomiendo que vean a su alrededor y se den cuenta de las personas que las rodean. Yo personalmente cuando me intimido, me concentro en lo que debo de hacer y aportar, y siempre tomo notas de todo. Con tus notas puedes acercarte con los ponentes para pedirles sugerencia de libros, o sitios web, y cuando ven que tu te interesas, rompes el hielo con ellos. Así que primero concéntrate a lo que vas y también piensa que así como tú, los demás son humanos y tienen miedo. Hay de todo, también hay hombres que son tímidos y quien te dice que a ellos no les intimida que sólo haya una mujer (o pocas) en un evento.

Vuelvo a lo mismo, ¡no tengas miedo! Por ejemplo, cuando tuve la clase de lenguaje ensamblador, me daba miedo, me costaba muchísimo trabajo y la reprobé. Pero analizando después la situación, ¿cuantos contadores o mercadólogos o arquitectos reprueban materias en las que más tarde son expertos? 

Si algo te cuesta trabajo, es cuestión de dedicarle un esfuerzo extra, porque claro que eres capaz, y en algún momento va a dar sus frutos. Lo que siembras, cosechas.

Le agradecemos mucho a Liz darnos el tiempo de platicar acerca de sus experiencias, y de compartirnos consejos tan increíbles. Cada que realizamos una entrevista en TemachTIani, salimos con más pila y motivación para seguir compartiendo y aprendiendo. Esperemos que les haya gustado tanto como a nosotras.

Y aquí les dejamos  los contactos de Liz para que la sigan en sus redes sociales, y compartan experiencias y anécdotas. Te va a encantar platicar con ella:

Mundo Liz en Facebook

@mundo_liz en Twitter

Technovation Querétaro

 

 

Leave a Reply