No te rindas

“…no te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda,
y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma
aún hay vida en tus sueños.
porque la vida es tuya y tuyo también el deseo…”

Mario Benedetti

Hoy quise abrir este artículo con un poema que me recuerda que para lograr los sueños solo hace falta NO RENDIRSE. Y es que en los últimos días he tenido que lidiar con personas “tóxicas”, esas personas que a cada paso que das en cualquier dirección, intentan empujarte hacia atrás, ¿te ha pasado?

Es muy difícil trabajar cuando otras personas tratan de obstaculizar tu camino, difícil para la mente y difícil para el espíritu.

Me animé a escribir esto porque varias mujeres, como tú y como yo (que espero estén leyendo) confiaron en mi y me contaron algunas cosas que les han sucedido.

LA CONFESIÓN

Les voy a confesar algo, yo era malísima (PERO DE VERDAD MALA) para las matemáticas, no me enorgullece decirlo pero las 4 matemáticas que llevé en universidad las pasé de pansazo, la única que me gustaba era Matemáticas Discretas.

Sin embargo, me esforcé, le echaba ganas (LES JURO QUE SI) y logré en la maestría, que uno de los Doctores en Matemáticas que me daba clases me felicitara, jaja! Todavía no entiendo cómo le hice pero hoy puedo decirles que la única respuesta que le puedo dar es que NUNCA me rendí.

Después me topé con que era pésima para memorizar y reprobé Administración y Sistemas Digitales por la $#%$%#”!!!! teoría. Sentía que no cabía tanta información en mi cabeza.

Nuevamente, no me rendí, hoy me sé el libro de digitales de tanto que estudié para pasar. Pero reprobé administración y el maestro me dijo:

USTED NO SIRVE PARA ESTO, MEJOR REGRESESE A SU CASA. ¿se imaginan?

En ese momento lloré mucho, además era el único maestro que daba esa materia así que tenia que seguir con él y no pude, fracasé en el segundo intento.

Hubiese querido volver a intentarlo pero mis papás decidieron cambiarme de universidad, no sé que hubiera pasado si me hubiera quedado pero seguro no me rendía.

El resto es historia: terminé la carrera, dos maestrías, todos los puestos y proyectos en los que he estado me los he ganado demostrando mi capacidad, por eso quiero decirte que no te rindas, NUNCA TE RINDAS; aunque te digan que no sirves, aunque te digan que no puedes.

En nuestra área somos muy dados a que si alguien no sabe programar lo juzgamos de “tonto”, pero ¿a caso no hay otras áreas a las que se pueda enfocar? La informática y los Sistemas cubren una gran gama de actividades que no requieren necesariamente programación y son igual de importantes.

No porque te digan que no eres bueno para “algo” te rindas, en nuestra profesión hay muchísimas actividades a las que te puedes dedicar y los profesores no somos profetas para saber lo que depara el futuro, ¡NO TE RINDAS!

Si te dicen que te regreses a tu casa, ¡NO TE RINDAS! Demuéstrate a ti misma que eres capaz de lograr tus objetivos.

Si alguien juzga tu capacidad por ser mujer, levanta la voz, ¡NO TE RINDAS!, no estas sola, todavía existimos mujeres con la honesta intensión de apoyarte en el camino. ¡Cuenta conmigo! ¡Cuenta con Temachtiani!

Eres y serás lo que sueñes ser, como dice Benedetti:

“aún hay vida en tus sueños porque la vida es tuya y tuyo también el deseo”

Leave a Reply

%d bloggers like this: